jueves, 3 de agosto de 2017

El oro y el moro


Florentino, todo esto es culpa tuya. Neymar no vale 222 millones de euros (más que el Sevilla o el Oporto enteros) al igual que Mbappé no vale 180 ni Morata 80, y como tampoco valían Pogba 120 millones, Bale 101, Higuain 90, James 80, De Bruyne 74 ni Coentrao (repito, Coentrao) 30. El fútbol siempre ha sido mucho más que un simple deporte y por eso nos gusta tanto pero esta repentina y vertiginosa escalada de precios de los últimos años (y que empezó con los 96 millones que costó Cristiano) es algo sencillamente indecente. Si queréis convertir el fútbol (más aún) en un coto privado de multimillonarios ególatras, representantes avariciosos y dirigentes mafiosos, perfecto: iros (gracias, RAE) a jugar entre vosotros una liga propia a las Islas Cook, a Qatar o a Narnia (hay nicho de mercado) donde podáis blanquear dinero tranquilamente y dejadnos al resto de los mortales disfrutar de lo que quede aún de pureza de este bello deporte que tanto amamos. Porque mientras siga habiendo niños que jueguen en el patio de su colegio a ser Yeray o Michu en lugar de Neymar o Cristiano seguirá habiendo lugar para la esperanza.

PD 1: Este vídeo sí que es best for business: Seth Rollins Neymar traicionando a sus hermanos del Shield Barça y uniéndose al malvado Evolution PSG. Maravilloso.




PD 2: Hoy me ha dado por meterle un zasca a El País por un titular que he considerado gratuitamente hembrista (un día haré un post sobre este tema y arderá Troya) y me ha contestado un chico (autorreconocido como gay en sus comentarios) con un tuit que incluía la siguiente frase lapidaria: "es lo que (los hombres) lleváis imponiendo...". "LLEVÁIS". Vosotros. Segunda persona del plural. El mundo moderno oficialmente me ha derrotado.

PD 3: Dos días para el undécimo aniversario del Mierdiario y yo sin ni puta idea de qué escribir, para variar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }